Recetas

Sal aromatizada

17 abril, 2017
Sal aromatizada

Nos encantan las especias. Que serían de los platos de comida sin ese toque que hace que nuestras recetas tengan un tono más exótico o más casero simplemente añadiendo unas especias u otras.

Hoy os vamos a proponer 5 tipos de sales aromatizadas que podremos usar en nuestras recetas habituales.

Sal aromatizada

Sal de vino tinto

Esta sal es muy sencilla de realizar, sólo necesitaremos sal en escamas o sal gorda (esto es común en todas las sales que os vamos a proponer) y un poco de vino tinto, uno que os guste, en esta ocasión, el que había por casa era un valdepeñas, eso os lo dejamos a vuestro gusto.

Pondremos la sal en un recipiente y añadimos un poco de vino hasta que quede coloreada, lo añadimos poco a poco y dejamos que la sal se seque, como estos días por aquí por Málaga ha hecho tantísimo calor lo hemos dejado secar al sol y al día siguiente estaba lista, esta sal aromatizada es perfecta para aderezar carnes.

Sal de limón

Pelamos un limón quedándonos solo con lo amarillo de la cáscara, intentaremos no coger demasiado de la parte blanca.

Dejamos secar la cáscara, para esto podemos esperar unos días poniéndolo al sol o bien si sois un poco impacientes como nosotras podéis secarla en el microondas.

La forma rápida de secar la cáscara será será poniendo el micro en la función descongelación y a golpes de unos 4 o 5 minutos la iremos secando, vigilando que no se nos queme. Cuando la piel tenga un aspecto como rizada y deshidratada estará listo, aunque veamos que aun están tiernas se debe a que están calientas, una vez que enfríen se quedarán duras.

Cuando estén listas las pondremos en un procesador de alimentos, un molinillo de café o lo que tengamos por casa que nos sirva para pulverizar hasta conseguir que quede un polvo fino. Este polvo de limón será lo que añadiremos a nuestra sal, tened en cuenta que cuanto más tiempo permanezca este polvo de limón en contacto con la sal más sabor tendrá.

Esta sal aromatizada la podemos usar para aderezar pollo a la plancha, verduras, calamares… perfecta para esas recetas saladas que nos gustan con un toque de limón.

Sal aromatizada

Sal de naranja

El proceso para realizar esta sal aromatizada es exactamente el mismo que para hacer la de limón, utilizaremos la cáscara seca la hacemos polvo y lo mezclamos con la sal, esta sal va muy bien con el salmón y mariscos.

Sal de cilantro

Mezclamos unas hojas de cilantro con un poco de agua y batimos hasta obtener un líquido verde. Colamos este agua de cilantro y poco a poco iremos impregnando la sal con ella. Cuando veamos que ha tomado una coloración verde la dejamos secar al igual que la sal de vino tinto.

Esta sal la podemos usar en platos thai o en nuestro querido guacamole, pero que usemos esta sal no significa que ya no tengamos que ponerle más cilantro, para el cilantro no hay límite :)

Sal de chile

Cómo no íbamos a incluir  una sal picantona con lo que nos gusta a nosotras el picante. Esta sal aromatizada es la más rápida y sencilla de hacer, solo necesitamos mezclar la sal con guindillas picadas.

Como podéis deducir es perfecta para unos pinchitos o para darle a alguna sopa un toque picante.

Sal aromatizada

Esperamos que os haya gustado tanto como a nosotras esto de incorporar sabores a la sal. Tenemos más ideas en el tintero pero hemos seleccionado 5 para no hacerlo muy pesado, así que volveremos con un volumen II.

Nos volvemos a encontrar por aquí el jueves ¡ah y por supuesto! si sabéis de alguna sal aromatizada que os guste mucho estamos encantadas de leer vuestros comentarios.

También te puede interesar

¡Anímate a comentar!

Deja tu respuesta